¿Tienes un fanático del deporte en tu vida? ¿Tal vez un niño que ama las películas de Disney? ¿O una abuela a la que le encantan los tulipanes? Puedes dar vida a todo esto con la técnica C2C - con ella se puede diseñar logotipos, imágenes, texto y mucho más, que traerá alegría tus seres queridos ✨ 


Sólo la imaginación pone los límites de lo que se puede diseñar con la técnica C2C 👆

Y todo lo que necesitas es hilo, una aguja de ganchillo y tu creatividad. Bueno, por supuesto, hay algunos pasos por los que tienes que pasar antes de poder arrancar:


  • Entender la técnica
  • Diseñar tu proyecto
  • Calcular el consumo de hilo


Aquí tienes una guía para cada paso ❤

Entender la técnica. ¿Qué significa C2C?

C2C significa "corner to corner", o "de esquina a esquina". Es una técnica en la que se tejen pequeños cuadrados en forma diagonal de esquina a esquina. En el camino, cambias de color para crear dibujos, letras e imágenes.

El resultado es un cuadrado creado por una gran cantidad de cuadrados pequeños. Un poco como los papeles a cuadros que tenías en las clases de matemáticas en el cole, o los píxeles en la pantalla del televisor. Aquí, los cuadrados se hacen con hilo y juntos pueden convertirse en una manta, funda de almohada, mantel individual, casi cualquier cosa.

Aquí encontrarás un video tutorial que explica la técnica C2C.

Si prefieres instrucciones escritas, tenemos patrones con texto e imágenes que te pueden ayudar. Por ejemplo, el paño de cocina de abajo está hecho con C2C.

Encontrarás el patrón gratuito 👉 aquí 👈


Antes de empezar a diseñar tus propios proyectos, vamos a revisar los cambios de color. Es la composición de cuadrados de diferentes colores lo que crea imágenes y dibujos.

Si ya conoces la técnica, puedes saltar esta guía. Si no tienes experiencia con la técnica, recomiendo practicar C2C, así como cambios de color con C2C.

A continuación te damos las instrucciones de los cambios de color 👇

Los cambios de color se realizan haciendo la primera cadeneta en el nuevo cuadrado con el nuevo color. En lugar de tejer la cadeneta como siempre, insertamos la aguja en el cuadrado para sacar el hilo del nuevo color. Luego sigues tejiendo las cadenetas y ahora puedes seguir con el nuevo color. 

El color que dejas ahora está "bloqueado" y te espera hasta que hayas terminado la vuelta y hayas girado la labor. A partir de ahí, volverás al color de antes, si necesitas seguir tejiendo con ese color. De esa manera evitas rematar un montón de extremos. Sin embargo, vas a tener que tejer con varios ovillos a la vez. 


Una vez que hayas dominado las técnicas, estás lista para diseñar tu propio proyecto 🤩

 

Diseñar tu proyecto

Aquí puedes dar rienda libre a  la creatividad. ¡Ahora vas a diseñar tu dibujo! Para ello, vamos a utilizar el papel a cuadros y algo para dibujar. Con esto vas a dibujar el esquema de tu labor. 

 

TRUCO: Si no te gusta dibujar con lápiz, puedes utilizar programas de ordenador como Microsoft Paint. También existen programas de dibujo con píxeles para los móviles iPhone y Android



Antes de empezar a dibujar tienes que decidir lo siguiente: 

 

Qué tamaño tendrá tu proyecto?

El tamaño ayuda a establecer el marco alrededor de tu diseño, y así te puedes asegurar de que tengas el tamaño adecuado para una funda de cojín o una manta. 

Para ello, te recomiendo que hagas una muestra de ganchillo para que sepas lo grande que será cada cuadrado.

 

Teje la muestra de la siguiente manera:

Utiliza el hilo que vas a utilizar para tu proyecto - alternativamente un hilo del mismo metraje. 

Con el hilo se hace una muestra de 5 cuadrados de alto y 5 cuadrados de ancho (25 cuadrados en total). Cuando la muestra esté lista, mides el largo y el ancho, y divides por 5: 


  • Largo de la muestra / número de cuadrados (5) = largo de 1 cuadrado
  • Ancho de la muestra / número de cuadrados (5) = ancho de 1 cuadrado


Los cuadrados deberían ser iguales tanto en altura como en anchura, pero es una buena idea comprobarlo. Si los cuadrados son un poco más largos que anchos, encontrarás el promedio entre estos dos. 

 

Después de eso, tienes que elegir el tamaño de tu proyecto. Con esa información puedes calcular la cantidad de cuadrados que necesitas. 


Haz la siguiente ecuación:


  • Medidas del proyecto / Medidas del cuadrado = número de cuadrados


Por ejemplo si quieres tejer una manta de 200 cm por 100 cm, la ecuación será así: 


  • Altura = 200 / medida del cuadrado
  • Ancho = 100 / medida del cuadrado


Este será el número de cuadrados que necesitarás. Ahora todo lo que tienes que hacer es utilizar papel - o un programa digital - y asegurarte de que tienes el mismo número de cuadrados que requiere tu proyecto. Este será tu lienzo. 

 

¿Qué colores? ¿Y cuántos?

Aquí es importante ser realista. Por ejemplo, si quieres hacer un diseño complejo con 20 colores, tardarás mucho más en terminar, ya que tienes que cambiar entre muchos colores. 

 

Ahora estás lista para diseñar el dibujo:

¡Ya tienes los colores y el tamaño! Si necesitas inspiración, puedes buscar imágenes en Internet. Solo tienes que buscar el dibujo, logotipo etc que quieres tejer combinado con la palabra “píxel” o “punto de cruz”. 

Por ejemplo, si quieres tejer un motivo floral, puedes escribir "flores" y "píxeles" o "flores" y "punto de cruz" para sacar imágenes como estas: 


Igual que para las letras. Busca, por ejemplo, "alfabeto" y "píxel" o "alfabeto" y "punto de cruz".

Si no encuentras nada en tu idioma, puedes probar términos en inglés, como "alphabet" y "cross stitch" o "alphabet" y "pixel".

¡Empieza a diseñar! Y tómate tu tiempo. Una vez que empieces a elaborar el diseño, es difícil cambiar sin afectar el dibujo en general. 


Calcular el consumo de hilo

Cuando estés satisfecha con tu diseño, tienes que elegir el hilo. Aquí es importante tener suficiente hilo de cada color. Una de las maneras de calcular el consumo de hilo es calcular cuánto hilo consume un cuadrado - y luego hacer el cálculo general. 

Aquí puedes aplicar la misma muestra de ganchillo que antes. Tienes que deshacer la muestra y luego medir la longitud del hilo. La longitud la divides en 25 (el número de cuadrados en la muestra) para saber el consumo medio de hilo por cuadrado. 

 

Así que:

  • Cantidad de hilo utilizado en cm / número de cuadrados en total = cantidad de centímetros por cuadrado.

 

Es importante hacer los 25 cuadrados en lugar de hacer una muestra más pequeña. Con la muestra grande vas a incluir los pequeños cambios de tensión más el hilo extra para tejer los puntos a punto raso al final de cada cuadrado. Si tejes solo un par de cuadrados - quizás un poco apretados, utilizarás menos hilo de lo que lo haces normalmente. Si utilizas ese número para tu cálculo, tendrás un menor consumo de hilo por cuadrado y al final no tendrás suficiente hilo.

RECUERDA: También debes tener en cuenta el consumo de hilo en los cambios de color. Desafortunadamente, esto es imposible de calcular, ya que depende de cuántos cambios de color habrá. Cuanto más cambios de color, más extremos para rematar. También depende de si eliges cortar el hilo y rematar los extremos o prefieres "llevar" el hilo. 

Para una cojín o jersey, 20 gramos más de cada color por lo general puede ser suficiente. Pero si, por ejemplo, tejes una manta grande con muchos cambios de color, es posible que necesites 100 gramos más de cada color. ¡Es mejor quedarse con hilo de sobra que quedarse sin!


TRUCO: Si te sobra hilo encontrarás inspiración de proyectos con sobras aquí 👉 El Jersey de Restos y otros proyectos chulos hechos con restos

 

Ahora que sabes cuánto hilo lleva un cuadrado, es necesario calcular cuántos cuadrados necesitas hacer en cada color. Aquí es necesario contar los cuadrados en los diferentes colores. 

Para cada color, tienes que ver cuántos cuadrados tienes para hacer y luego multiplicarlo por la cantidad de hilo que necesitas por cuadrado - es decir, el cálculo que acabas de hacer.


El cálculo para cada color será el siguiente:

 

  • Número de cuadrados * cm consumo de hilo por cuadrado = cm en total para ese color.

 

Por ejemplo, si vas a tejer 200 cuadrados en rojo y si has calculado que el consumo de hilo es de 30 cm por cuadrado, la ecuación será así: 

 

  • 200 cuadrados * 30 cm de hilo por cuadrado = 6000 cm (o 60 metros) de hilo rojo.

 

¿Quieres asegurarte de haber contado bien tus cuadrados? Puedes hacerlo fácilmente restándole del número total de cuadrados que necesitas para tu proyecto. 

Por ejemplo, si vas a tejer un cojín de 50 cuadrados de ancho y 50 cuadrados de alto, será:

 

  • 50 * 50 = 2500 cuadrados en total.

 

Después de contar todos los cuadrados, puedes juntarlos y ver si es el mismo número que el número que necesitas para el cojín en total. Si no te da el mismo número, has contado mal. Si la diferencia es solo un par de cuadrados, no hay problema. 

Una vez que hayas calculado el consumo de cada color, tienes que comprar el número adecuado de ovillos 🧶

¡Vamos a tejer!

Ahora vamos a dar vida a tu proyecto ✨ Aquí te doy unos trucos para facilitar el proceso:

 

Utilizar tu lienzo como guía Para realizar un seguimiento del proceso, puedes ir tachando los cuadrados por el camino. Haz una copia para no utilizar el lienzo original. 


¡Mantén el orden de tus ovillos! Si utilizas varios colores, tendrás que tejer con varios ovillos a la vez. Una forma de hacerlo sin que los ovillos se enreden es preparar ovillos más pequeños y fijarlos con pinzas. Alternativamente puedes dejar los ovillos en espera. Sin embargo, es importante desenredar los ovillos después de cada vuelta. Si no, terminarás con nudos 😬 Aquí recomendamos utilizar bobinas ya que son muy prácticas para mantener el orden de los ovillos



Tienes que decidir si quieres llevar la hebra de los colores que dejas en espera o si prefieres cortar la hebra. Yo suelo mezclar las dos técnicas en mis proyectos C2C. Por ejemplo, tiene más sentido llevar la hebra a lo largo de la vuelta si vuelves a usar el color después de un par de puntos. Si, por otro lado, he terminado de utilizar un color que no vuelvo a utilizar durante un buen rato, prefiero cortar la hebra y rematar. 


Lo mismo se aplica con colores muy dispares. Por ejemplo puede ser difícil esconder un amarillo detrás de un color azul. 


En la foto de abajo verás cómo llevar la hebra. Simplemente colocas el hilo a lo largo de los puntos de la vuelta anterior. Al empezar una nueva vuelta el hilo se mete por dentro de los puntos nuevos y de esa manera se lleva a lo largo de la vuelta. Aquí el ejemplo es rojo y por lo tanto muy claro. 



No empieces el diseño antes de dominar las técnicas C2C A veces resulta útil practicar los cambios de color con un patrón sencillo 👉 Kawaii Arcoiris Cojín.

 

Proyectos pequeños: Tejer una manta puede ser un proyecto de varios meses, mientras una servilleta u otros pequeños proyectos son más fáciles para empezar tu aventura C2C😊

 

Comprueba tu labor por el camino Es fácil dejarse llevar y seguir tejiendo sin comprobar. Pero luego vas a estar mucho tiempo deshaciendo las vueltas para corregir un error. Como regla general, compruebo que todo esté bien después de cada vuelta. 

 

Remata por el camino Los extremos para rematar son inevitables, y si tejes con muchos colores tendrás muchos extremos. Al terminar una labor puede dar mucha pereza empezar a rematar los extremos. 


Y por último:

¡Ten paciencia! Cuando algo no sale bien, normalmente es por falta de paciencia. Porque eso es exactamente lo que la técnica C2C exige más que ninguna otra cosa. Si, por otro lado, tienes mucha paciencia, estarás bien- y si el proyecto sale mal lo puedes deshacer. 



¿Tienes algunas ideas para un diseño? Compartelas en la sección de comentarios 👇


 

Rainbow Cotton 8/4 - Hobbii

100% algodón suave

€2,25