¿Alguna vez has estado en una situación parecida a la mía? El otro día, me fue imposible acabar mi labor porque me di cuenta de que no tenía más ovillos para terminar de tejer.

Si te ha pasado lo mismo que a mi, sigue leyendo para saber cómo lo solucioné ¡No tires la toalla!

Probablemente se te haya pasado por la cabeza que la solución obvia a este problema es comprar más lanas. Y, si es posible, puedes hacerlo. Pero hay veces en las que esta solución no es posible.

NO ES POSIBLE COMPRAR MÁS OVILLO PORQUE:

  • Los ovillos que compraste están teñidos específicamente o pertenecen a una serie de edición limitada

  • Los ovillos que utilizaste pertenecen a una colección que ya no se comercializa

  • El color que buscas, la marca, o el nombre del ovillo han cambiado de producción y, por lo tanto, las tonalidades no son exactamente las mismas.

No dejes que las frustraciones se apoderen de ti. Hoy te traigo diferentes soluciones que pueden ayudarte 👇

Ajustar el tamaño de la aguja

Uno de los truquitos que debes probar primero es cambiar el tamaño del ganchillo o las agujas de punto a un tamaño más pequeño cuando te des cuenta de que no tienes suficientes ovillos. El tamaño determina un papel muy importante en la labor. Si haces ganchillo o tejes a punto con puntadas muy apretadas, siempre puedes usar un tamaño más pequeño. Recuerda que siempre debes tejer más suelto para que la labor pueda adaptarse a la firmeza habitual.

Personalmente, yo recomiendo los ganchillos Clover Soft Touch. Se adaptan perfectamente a la forma de la mano y están disponibles en muchos tamaños.


¡Los contrastes de color están en tendencia!

Otro truquito es añadir un borde de otro color cuando estés a punto de acabar la labor. De hecho, puede quedar un resultado final muy bonito. Puede que no sea lo que tenías en mente...pero... ¡te prometo que queda espectacular! Yo misma lo hice cuando vi que me iba a quedar sin ovillos y ¡le dió a mi proyecto un toque muy especial! 😉 Si necesitas hacer un borde con algodón siempre puedes probar a tejer con nuestro ovillo Rainbow, disponible en más de 100 colores.

¿Tienes problemas con el teñido?

Puede resultar difícil encontrar un nuevo ovillo exactamente en el mismo color que el ovillo que estás utilizando. A menudo, la diferencia de colores saltará a la vista. Si tu labor está compuesta por distintas tonalidades, puedes llegar a tener suerte y que no se note. Un consejo para ocultar ese cambio de tonalidades en tu labor es hacer rayas.

Otra opción es llamar a la empresa donde compraste la lana y preguntar si verifican el teñido de los ovillos que tienen en stock.



¡Que fluya la creatividad!

Si el ovillo que buscas se ha agotado y es imposible encontrar otro igual, ha llegado la hora de dejarte llevar por tu lado más creativo. ¿Has mirado si tienes algún ovillo que tenga un color casi idéntico pero el grosor sea distinto? Si es así, se puede arreglar. Lo recomendado es trabajar con dos hilos si el ovillo con el que continuarás tejiendo la labor es más grueso. Cuando unes dos hebras o hilos del ovillo más fino, es muy posible que puedas hacer que coincida el grosor con el ovillo más grueso. Si hay una pequeña diferencia en el grosor, rara vez se nota. También puedes ajustar el tamaño de tus agujas para que se ajusten con más exactitud a lo que ya has tejido a punto o a ganchillo.

Es preferible tejer con agujas de punto ergonómicas. Las agujas de punto de la marca Prym y sus agujas circulares ergonómicas son mis favoritas.

¿Es nuestro ‘’ovillo de repuesto’’ demasiado grueso?

Si el hilo que se pretende utilizar posteriormente es demasiado grueso, puedes dividirlo. Cada ovillo está formado por diferentes hebras que se hilan entre sí. Por ejemplo, el algodón de grosor 8/8 está formado por el doble de hebras que el algodón de grosor 8/4. Siempre podrás utilizar el ovillo del grosor adecuado si escoges y divides el número de hebras necesarias. ¡Sé que puede ser muy cansado ir dividiendo las hebras si se trata de uno o más ovillos! ¡Pero prometo que merece la pena! Es un consejito muy útil en situaciones de emergencia y debes de ser muy paciente a la hora de dividir las hebras 😉


¡Piensa a largo plazo!

Desafortunadamente, mi última sugerencia es más un consejo para el futuro que una "solución inmediata". Si estás a punto de tirar la toalla y estás en un callejón sin salida, lo mejor que puedes hacer es “sacar una enseñanza” y prepararte mejor en el futuro. Es decir, guardarte siempre ovillos de más en casa.Yo misma he estado en una situación similar. Tenía 3 ovillos color azul oscuro y necesitaba más, pero no podía averiguar qué color coincidía con los ovillos con los que estaba trabajando. Siempre es mejor que te sobre que no que te falte.

Es fácil mirar la situación con retrospectiva. Sé que no es la mejor solución al problema, pero, es un consejo muy útil. Espero que te haya gustado leer esta publicación y que puedas resolver todos los problemas presentes y futuros que vayan surgiendo 😀


Un abrazo,

Josefine de Hobbii


P. D.: Recuerda preguntar a amigas ganchilleras o amigos tejedores si tienen el ovillo que a ti te falta...Ellos también pueden ayudarte mucho...